miércoles, 16 de enero de 2019

Rescate de gavilán

Retomamos el ligero descanso de la promoción de la guía de aves de la dehesa de Navalvillar, para hacer algunas entradas interesantes que se habían quedado colgadas. Esta se retrotrae al día 8 de diciembre del pasado año 2018. Después de realizar el censo bianual que tenemos programado para realizar todos los años en la finca la Suerte Ampanera, y justo antes de irnos después de finalizado, observo un ave de mediano tamaño golpeándose contra la maya de uno de los gallineros. Con la intención de rescatarla, me acerco, con una primera impresión de que fuera un gavilán, sin descartar la posibilidad de que se tratara de una tórtola turca, mucho más abundante en el lugar.

Gavilán macho joven (Accipiter nisus). Foto: Eduardo Ramírez.
Cuando me encuentro a una distancia relativamente corta, constato que se trata de un gavilán, que permanece agarrado en la maya del techo, bocabajo como un murciélago, mientras en el suelo le vigila un gato. Sin esperar ni un segundo, asusto al gato y me acerco rápidamente a la entrada del recinto.

Gavilán macho joven (Accipiter nisus). Foto: Eduardo Ramírez.
Una vez dentro, el pobre animal intenta huir de mí, quedándose indefenso arrinconado, momento en el que con sumo cuidado, y con los conocimientos de manejo adquiridos en mi preparación para anillador científico de aves, procedo a recojer.

Gavilán macho joven (Accipiter nisus). Foto: Eduardo Ramírez.
El corral en el que se había introducido, no contaba en esta ocasión con gallinas, por lo que parece que se metió allí, presumiblemente por una pequeña rendija de la puerta, en busca de los gorriones que se acercan a alimentarse del grano.
Gavilán macho joven (Accipiter nisus). Foto: Eduardo Ramírez.
Después de un pequeño analisis y estudio visual del ave, vimos que el tamaño de la rapaz y la tonalidad anaranjada de las manchas del pecho, correspondían a las características típicas de un macho, las hembras son más grandes; y los bordes crema de las plumas coberteras alares lo definían como un joven.

Gavilán macho joven (Accipiter nisus). Foto: Eduardo Ramírez.

Afortunadamente, al soltarla, vimos que volaba con total normalidad y sin ninguna aparente lesión.
La increible emoción de poder observar a esta preciosa rapaz en mano y la seguridad de haberla salvado de una muerte segura, no tiene precio.

domingo, 13 de enero de 2019

Madrid viva


Planificamos un recorrido de 6 Km por los márgenes del Madrid Río, nuestro objetivo será ver qué aves lo habitan desde su naturalización y si ésta realmente ha convertido un espacio urbano en un lugar acogedor para las aves.


Iniciamos nuestro paseo desde el Matadero en Legazpi y terminamos en la estación de Príncipe Pío.


Nuestra primera impresión es lo agradable que es pajarear, aun siendo zonas extremadamente humanizadas, es evidente que no paseamos por el campito, pero centrándonos en nuestro objetivo casi lo olvidamos, ya que nada más empezar vemos especies como la Gallineta común (Gallinula chloropus), Ánade real (Anas platyrhynchos), Ganso del Nilo (Alopochen aegyptiacus), Gaviotas reidoras (Chroicocephalus ridibundus) y Gaviotas sombrías (Larus fuscus).


Algo que nos sorprende e interesa es la densidad de Gallinetas que vemos a la largo de nuestra ruta, más de 50 ejemplares, que hacen del camino algo muy agradable, ya que a cada paso escuchamos su canto kik,ki-kik,currik.
Continuamos nuestro camino, disfrutando de un estupendo día de invierno, aunque las temperaturas nos hacen pensar en fechas más cercanas a la primavera. Esta circunstancia hace que la vida en el Río Manzanares sea explosiva, encontrándonos una actividad especial en sus aves. Podemos ver muy bien y en diferentes puntos a las elegantes Lavanderas, la blanca (Motacilla alba) y la cascadeña (Motacilla cinerea).

A nuestras especies más típicas, Paloma domestica (Columba livia) y Urraca (Pica pica)  también parece que dan por bueno este espacio recientemente naturalizado. Acostumbrados a verlas en sucias calles, aquí se las ve estupendas e integradas.


Madrid es especial, y las vistas desde el río con un cielo azul deslumbrante también hacen del paseo algo muy agradable.

 El lecho del río está totalmente acondicionado, con eneas, carrizos, plantas, etc. No es casual que las aves que lo habitan lo hagan, sin un análisis del agua, se la ve limpia y transparente, las grandes pescadoras como la Garceta común también están en sus márgenes. Aunque sólo lo vemos secándose tomando el sol, también nos encontramos con varios Cormoranes grandes (Phalacrocorax carbo).



En nuestro paseo también nos cruzamos en sus múltiples árboles con paseriformes como el Herrerillo común (Cyanistes caeruleus), Carbonero común (Parus major) y el Jilguero (Carduelis carduelis).



En nuestro recorrido escuchamos y vemos volar a las especies invasoras por excelencia y que suponen un gran problema medioambiental, la Cotorra argentina (Myiopsitta monachus).




jueves, 10 de enero de 2019

Gaviota cabecinegra en VRSU de Colmenar Viejo

Durante este otoño-invierno, seguimos con las lecturas de anillas de gaviotas, cigüeñas y buitres en el vertedero de Colmenar Viejo. Las horas que dedicamos en busca de esos marcajes, en ocasiones, nos deparan agradables sorpresas.

Gaviota cabecinegra (Larus melanocephalus)
El pasado 12 de diciembre de 2018, descubrimos un joven de gaviota cana y un adulto de gaviota cabecinegra, al que dedicamos esta entrada.

Gaviota cabecinegra (Larus melanocephalus)
Todos los años encontramos algún ejemplar entre las miles de gaviotas sombrías y reidoras. Más adelante, en febrero-marzo, habría sido más fácil encontrarla, ya que en esas fechas, suelen tener una flamante caperuza de un brillante negro azabache.

Gaviota cabecinegra (Larus melanocephalus)
En esta especie existen tres grupos de edad. El juvenil y primer invierno tiene la franja caudal negra, rectrices oscuras y coberteras medianas pardas. El segundo invierno muy parecido al adulto, pero con marcas negras en las puntas de las plumas primarias de vuelo y el adulto, como es este caso, con primarias blancas, no viéndose nada negro en las alas.

Gaviota cabecinegra (Larus melanocephalus)

Comparativamente con la gaviota reidora en invierno, se distingue por pico más robusto y corto, cuerpo más rechoncho y la mancha auricular más extensa y difusa, sin marcar el punto negro habitual de las reidoras.

Gaviota cabecinegra (Larus melanocephalus)

Gaviota cabecinegra (Larus melanocephalus)
Para comparar el aspecto de los diferentes grupos de edad y las fechas de los avistamientos, se puede utilizar el buscador de nuestra web, en la que saldrán las diferentes entradas en las que hemos encontrado a esta bonita especie de gaviota.

lunes, 7 de enero de 2019

Picogordo (Coccothraustes coccothraustes)

Aunque tenemos algún caso de ver picogordo en el casco urbano de Colmenar Viejo, concretamente en los jardines de Fuente Santa, por nuestro compañero Bruno, no es algo habitual.

El pasado mes de diciembre, yo mismo tuve esa enorme suerte. Tras escuchar el reclamo desde la terraza, puse atención y allí lo encontré. Andaba por el tejado como un gorrión y se acercó al canalón para beber algo de agua allí acumulada.

Poco después se posó en un platanero y seguidamente en la antena del edificio, donde aguantó un par de minutos, abandonando el barrio en dirección sur hacia el campo.

Increible haber podido disfrutar de esta preciosa ave desde mi propia terraza. Una suerte que pocos vecinos de Colmenar Viejo habrán tenido.

miércoles, 2 de enero de 2019

La guía de aves también en Tres Cantos.

Estamos muy contentos porque gracias a la amabilidad y al altruismo de nuestra amiga Diana, ya tenemos también un punto de venta para nuestra guía, en nuestra localidad vecina de Tres Cantos.

Su sensibilidad hacia nuestras queridas mascotas domésticas como perros y gatos, no la distancia del cariño por la fauna silvestre y en este caso, por los pajaritos que habitan la cercana dehesa de Navalvillar de Colmenar Viejo.

Como la dehesa de Navalvillar es un paraje muy próximo a Tres Cantos y pensamos que su fauna es de gran interés para toda la población cercana, os invitamos a que os acerquéis a comprar la guía y, como no, a conocer a Diana y su fantástica gama de productos, más para peludos que para emplumados, pero siempre tocando la fibra de Tu lado Animal.


Lo dicho, visita Tu lado Animal en Avenida de España Nº42 en Tres Cantos y llévate una bonita guía de aves y un montón de complementos para tus mascotas.

jueves, 27 de diciembre de 2018

La guía de aves en establecimientos.

Seguimos con la promoción de nuestra guía. Ya se puede conseguir en un par de establecimientos de Colmenar Viejo. La guía está a la venta a 15€ en tienda de productos ecológicos "La Milana" frente al INEM, y en Librería "El Mirador", en el centro comercial del mismo nombre, Edificio D-Local 4.

Tenemos que agradecer enormemente la colaboración e implicación de ambos negocios, ya que lo hacen de manera altruista, concienciados de que es por una buena causa, e incluso haciéndose la competencia a sí mismos, ya que el vender este libro, puede ir en detrimento de la venta de otros, principalmente en el caso de la librería.
Así pués, muchísimas gracias por todo.

viernes, 21 de diciembre de 2018

PRESENTACIÓN GUÍA DE AVES DE LA DEHESA DE NAVALVILLAR


El día 20 de diciembre a las 19 horas, iniciamos la presentación de nuestra Guía de aves de la Dehesa de Navalvillar. El lleno total de la sala presagiaba un éxito en el interés por la misma.

Nuestro presidente, Jose Antonio Matesanz, escritor infatigable de la guía, inició el acto con la clásica ronda de agradecimientos, aunque en esta ocasión y por lo especial del acto, fueron especialmente emotivos. Como principales protagonistas y en primera fila, estaban los padres de Jose Antonio, orgullosos  de su hijo. Gracias a éstos, la afición por la naturaleza y en especial por las aves, han permitido adquirir los conocimientos necesarios para escribir esta obra única en Colmenar Viejo.  



Por otro lado, pero no menos importante, el agradecimiento a nuestros patrocinadores, gracias a los cuales se ha podido sacar adelante la impresión de la guía. La Suerte Ampanera, Ferreterías Criado, Gestoria Lopez Colmenarejo, Agricol instalaciones y ökologis, gracias a sus aportaciones la apuesta por conocer mejor a nuestros vecinos alados ha sido posible. Igualmente de emotivo fue el especial agradecimiento a nuestro compañero Ángel Martínez, que altruistamente participó económicamente en el proyecto. Un paréntesis reflexivo fue recordar como Ökologis, una empresa alemana, interesada por nuestra apuesta natural, apoyó económicamente nuestra Guía. Y cómo no, el ánimo constante de nuestros amigos de la Suerte Ampanera, que incluso nos deleitaron al final con sus maravillosos Quesos de Cabra de Moho blanco.



Tras los merecidos agradecimientos, nuestro presidente nos explicó la estructura y detalles de la guía y el por qué es tan especial. Su incansable trabajo de campo de más de 10 años y su particular forma de querer nuestras maravillas naturales, las de su pueblo, Colmenar Viejo.



Poder identificar las aves de un vistazo, gracias a las estupendas fotos de los socios de ANAPRI plasmadas en nuestra guía, saber en qué meses las podemos ver en nuestros campos y caminos, conocer a la vez datos científicos de gran valor contenidos en sus páginas, hicieron de la presentación algo especial para todos los presentes. Y como no, algo de lo que estamos todos especialmente orgullosos, compartir jornadas de campo con el más joven del grupo, Bruno García, que no por joven es menos experto en la complicada fotografía de aves. Con sus 11 años, nos hace ilusionarnos a los compañeros que tenemos alguno más. Nos anima en la asociación a seguir por este camino e intentar animar a más como él a querer nuestra naturaleza más cercana.




Y en definitiva los nervios y prisas de estas semanas se transformaban en lo que todos deseábamos, y con el verbo sencillo y claro de Jose Antonio todo parecía conseguido, un éxito de audiencia vecinal, nunca vimos el aforo completo en esta estupenda sala de conferencias. Un éxito en aceptación de la Guía, todo el mundo encantado con el formato y sobre todo con la idea, por fin una guía de aves de Colmenar Viejo. Y por último, un éxito de ventas, que de seguro nos va a obligar a reeditarla en breve.

Eduardo Ramírez Esteban.


martes, 11 de diciembre de 2018

Presentación libro.


El jueves 20 de diciembre, a las 19.00 horas, en la sala de conferencias del Pósito Municipal de Colmenar Viejo (C/ del Cura, 2 junto a la Basílica de Nuestra Señora de la Asunción)
José Antonio Matesanz García, presidente de la Asociación ANAPRI (Asociación Naturalista Primilla), presentará la Guía de Aves de la Dehesa de Navalvillar. Este libro nos muestra la gran variedad de aves que habitan Colmenar Viejo durante el año y que han sido observadas en la Dehesa de Navalvillar en un trabajo de recopilación de datos de más de 10 años, recorriendo más de 900km en tierras colmenareñas.

El objetivo de esta guía es el de ser una herramienta de consulta de gran valor, para cualquier persona que desee conocer más sobre las aves que ve, pero desconoce. Podremos consultar en qué meses del año veremos nuestras aves y reconocerlas en estupendas fotos tomadas por socios de la asociación ANAPRI en Colmenar Viejo.

La Guía de Aves de la Dehesa de Navalvillar, única en su género, debería servir de aliciente para el mejor conocimiento y conservación de nuestro maravilloso patrimonio natural, además de suponer una fuente de información atractiva para los vecinos, así como el inicio de una vía de desarrollo del turismo ornitológico cada vez más valorado.


ASUNTO:    Presentación de la Guía de Aves de la Dehesa de Navalvillar

DÍA:        Jueves, 20 de diciembre

HORA:    19.00 horas

LUGAR:    Pósito municipal (calle del Cura, 2, junto a la Basílica de Nuestras Señora de la Asunción)
 
§  Organizador: ANAPRI
§  Empresas que han ayudado económicamente al proyecto: Suerte Ampanera, Criado Ferretería S.L, López Colmenarejo, Agricol instalaciones S.L, Ókologis.



viernes, 7 de diciembre de 2018

Noviembre en el embalse de Santillana

En la última semana de noviembre hicimos una incursión al cercano embalse de Santillana.Nada más llegar, además de los miles de gaviotas que se comenzaban a desperezar, y más de un centenar de cigüeñas blancas que descansaban en la orilla, descubrimos con las primeras luces, a varias garzas reales al acecho de algún pescado que llevarse a la boca.

Garza real (Ardea cinerea)
En las cercanías, pero fuera del agua, una elegante garceta grande descansaba en la hierba, y un poco más lejos, un grupo de 16 avefrías hacía lo propio.

Garceta grande (Casmerodius albus)
Abundan las lavanderas blancas y los bisbitas pratenses invernantes. Entre ellos, fijándonos bien, conseguimos descubrir un grupito de 6 bisbitas alpinos, mucho menos gregarios que sus parientes a la hora de migrar.

Bisbita alpino (Anthus spinoletta)
Ya ha aumentado ostensiblemente el número de patos cuchara, y se empiezan a ver las primeras cercetas. Entre ellos, un par de silbones europeos pasan casi desapercibidos con su plumaje de invierno.
Por el suelo se ven alimentándose algunos verdecillos, pinzones, pardillos y algún gorrión chillón, y nos sorprende la presencia de un par de abubillas. Una de ellas posa para nosotros en un poste de una valla.

Abubilla (Upupa epops)
Hay gran número de somormujos y sus parientes diminutos los zampullines comunes. También conseguimos localizar a un par de zampullines cuellinegros, menos comunes que los anteriores, pero presentes en el embalse con cierta frecuencia, pero siempre en número muy reducido en época invernal. Los que no faltan y siempre de manera abundante son los cormoranes grande, que después de la pesca, necesitan solearse y secar el plumaje encima de alguna piedra.

Cormorán grande (Phalacrocorax carbo)
Como siempre, no faltaron representando a las rapaces, algún ratonero y varios milanos reales, y el pequeño esmerejón hizo acto de presencia pasando en vuelo bajo a toda velocidad. Pocos segundos de disfrute, pero muy emocionantes.

Espátula (Platalea leucorodia), garceta grande y garza real.
Cuando ya nos disponiamos a abandonar el lugar, en las charcas del comienzo, descubrimos pescando a la garceta grande y a una garza real, con la inesperada compañía de una joven espátula. Buen final para una buena jornada.

lunes, 19 de noviembre de 2018

Salida Águila Imperial.

Al día siguiente de la charla teníamos programada una salida al territotio del águila imperial. Desde la estación de cercanias de Tres Cantos, comenzaríamos la senda. Poco a poco los participantes fueron llegando, para sorpresa nuestra, en buen número, llegando hasta 65 personas, de las cuales una decena serían niños, algo especialmente importante desde el punto de vista de la educación ambiental y la conservación.

Foto: Eduardo Ramírez
Tras cruzar la M-607 por el puente peatonal, hicimos una primera parada en el paraje de Valdeloshielos. En este lugar, Manuel de Arba, nos contó los valores que poseía la zona y la continua amenaza de construir un campo de Golf con sus infraestructuras asociadas. Desde esta elevación del terreno, se tienen unas buenísimas vistas del monte del Pardo y la sierra de Guadarrama, con Colmenar Viejo a sus pies.

Foto: Eduardo Ramírez
La mañana parecía que iba a ser templada, todo lo contrario que debe estar ocurriendo por el norte, donde las bandadas de grullas se ven obligadas a viajar hacia el Sur. En ese momento de explicaciones, nos sorprendieron este grupito de ellas con su característico trompeteo.

Foto: Eduardo Ramírez
Algunas totovías, cogujadas y petirrojos se dejaban ver en las cercanías de los caminos. La ruta seguía, cruzando el arroyo Tejada, de momento sin agua.

Foto: Eduardo Ramírez
Nos incorporamos a la vía pecuaria que va pegada a la pared del pardo. En este recorrido tenemos la suerte de poder observar un montón de buitres, tanto leonados como negros, y la cercanía de algunos de ellos, nos dan pie a ver las claras diferencias de sus siluetas y colores. También vemos milano real, un ratonero y un gavilán.

Foto: Eduardo Ramírez
Una vez llegados a Valdelaganar, buscamos en las torretas, la presencia de la imperial. El resultado es negativo. Se oyen disparos en la cercanía y quizás el numeroso grupo que formamos no les aporte mucha tranquilidad. Sea como fuere, seguimos disfrutando del vuelo de buitres, diferentes grupos de grullas y hasta de un bando de unas 70 cigüeñas blancas en migración. No tarda mucho en que una de las imperiales se posa en la torreta, mientras la pareja vuela por el interior del monte del Pardo, para finalmente, acompañarla en el descanso en la misma atalaya.

Foto: Eduardo Ramírez

Con la impresión de haber conseguido un éxito de convocatoria y saber a ciencia cierta, que los participantes se fueron muy contentos, regresamos al lugar de partida y dimos por finalizada la excursión a las dos de la tarde.