jueves, 3 de diciembre de 2015

Jornadas de educación ambiental con el MECD

Unos 350 niñ@s de 5º y 6º de primaria han participado durante los meses de octubre y noviembre en el Programa de Inmersión Lingüistica en inglés para el MECD (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte), en la granja escuela CEI El Jarama. En éste programa, los alumnos de dos colegios procedentes de dos zonas diferentes del territorio español (Cataluña, Galicia, Canarias y Melilla), conviven 24h al día, durante siete días. Comparten alojamiento, actividades lúdicas y educativas y hacen excursiones adaptadas al programa de inmersión en inglés. ANAPRI ha participado semanalmente, impartiendo una jornada de educación ambiental dedicada a la fauna en el cercano embalse de Guadalix de la Sierra (Madrid).


Después de contarles donde nos encontrábamos y tras aclararles que aunque en Guadalix está la casa de Gran Hermano, la fauna en la que nos íbamos a centrar era otra, nos dirigíamos andando a la cercanía del embalse, lo suficientemente lejos como para no molestar a las aves. Molestias que sin embargo, si nos causaron en más de una ocasión los helicopteros del ejército que hacen prácticas en la zona. Un día, de una manera especialmente ridícula, poniéndose a baja altura e interfiriendo nuestras explicaciones y en la linea de nuestra observación con el telescopio. En fín. Hasta los propios chavales de los coles se dieron cuenta de que parecía una maniobra de captación.


Lo más importante, es que al mirar a través del telescopio, los niñ@s se percataban de la importancia del humedal, al observar la gran cantidad de aves y especies diferentes que se alimentaban y nadaban en el lugar.


Curioso era también el poderlos explicar, tras simular no entendernos un inglés y un español al hablar de un petirrojo, robin en inglés, que todos los animales y plantas tienen un nombre científico que es igual en todo el mundo.

Aprovechamos la ocasión para explicarles las características y peculiaridades de las aves que habían observado.


Para finalizar, entre todos, intentábamos conocer las maneras de descubrir la fauna de un lugar sin verlos físicamente. Entre otras, la presencia de egagrópilas de búhos. Trás explicarles que son y como se forman, quedaban mucho más impresionados cuando veían el resultado de separar los huesecillos y pegarlos en una cartulina.


Es de aplaudir, la oportunidad de impartir una jornada de educación ambiental a los chavales, sabiendo qué, a más de uno, le hará tener en cuenta que sus acciones del día a día, pueden tener un balance positivo o negativo sobre el medio ambiente.

2 comentarios:

Fátima Sotorrío dijo...

Muy buena jornada Jose, enhorabuena.
Saludos

ANAPRI dijo...

Gracias Fátima, la verdad es que lo paso muy bien y lo más importante, es que tengo la confianza de que algo se puede ir cambiando.
Saludos.