viernes, 3 de julio de 2020

Embalse de Guadalix de la Sierra.

Durante el mes de junio hemos hecho un par de salidas al embalse de Guadalix de la Sierra. Las lluvias del año han hecho que el embalse esté pletórico de vida. Iniciando el recorrido, escuchamos el potente canto del carricero tordal en la zona de espadañas. Cuando la vegetación cambia a orla espinosa, surge en lo alto de las ramillas el cantarín zarcero común.


Cuando se inunda la cola del embalse por las precipitaciones durante el invierno y la primavera, se dan las condiciones idóneas para que críen con facilidad fochas y somormujos.


No faltan las garzas reales por sus orillas, aunque estas de momento no han criado ningún año en la zona.


Su pariente la garza imperial, es menos común, pero de vez en cuando nos alegran con su presencia en sus pasos migratorios.


El repetido reclamo del buitrón nos hace descubrirlo primero en vuelo y luego posado en un arbusto.


Este año se ha vuelto a crear una colonia de garcillas bueyeras, quizás demasiado tardía. Parece que los recientes calores están evaporando a buen ritmo el agua, poniendo en riesgo el éxito reproductivo.


Esta temporada se ha reproducido con éxito al menos una pareja de tarro blanco, por segunda vez consecutiva,  y otra de porrón común, de reproducción irregular. Al contrario que la reproducción de ánade friso, que hacen del embalse de Guadalix uno de los lugares más importantes para la reproducción de la especie en Madrid.


El ánade real es la anátida más común y se reproduce con facilidad en el lugar.


En las saucedas del limite del embalse se mueven bastantes pajarillos, y pudimos descubrir a un joven críalo.


Los galápagos leprosos no dudan en solearse con los rayos de la tarde.


Mientras, por los limos de la orilla se alimentan las cigüeñuelas. Otra especie que se estableció como reproductora hace algunos años. Cerca descubrimos a un pollo del año.



Las gallinetas también son comunes en las zonas con más vegetación, aunque de vez en cuando se las puede sorprender más expuestas andando por la orilla.


Y el atardecer nos trae la llegada de martinetes. Una de las tardes llegamos a contabilizar hasta 15 individuos.



viernes, 26 de junio de 2020

¡MUY CUCO EL CRÍALO!

En España tenemos dos especies de cucos: el Críalo europeo (Clamator glandarius) y el Cuco común (Cuculus canorus). La peculiaridad de estas especies de cucos es su estrategia reproductora, basado en la parasitación de nidos de otras aves. Ponen sus huevos en nidos de otras especies, logrando engañar a sus hospedadores, que criarán a los pollos ajenos sin darse cuenta.

Urraca alimentando a Críalo (Fotografía Pedro Sanz)
El críalo, está especializado en parasitación de córvidos, principalmente urracas (Pica pica). Este cucúlido es capaz de alimentarse casi en exclusiva de orugas de todo tipo, incluso las que están protegidas por sustancias tóxicas o pelos urticantes. España cuenta con la mayor población europea de la especie, unas 55.000 parejas, que, por el momento, no parecen presentar graves problemas de conservación.
Críalo europeo (Clamator glandarius).  (Fotografía Pedro Sanz)
Es un ave de tamaño medio, morfológicamente muy semejante al cuco, del que se diferencia por su aspecto más esbelto, por tener una cola más larga y por el colorido del plumaje. Este es de tono marrón grisáceo en las regiones dorsales, que aparecen salpicadas de motas blancas, al igual que ocurre con las plumas del ala. La zona ventral es de color blanquecino, con la garganta teñida de ocre-amarillento. En la cabeza luce un capirote de color gris plateado —que remata en una pequeña cresta ligeramente eréctil— y un anillo ocular rojo. El joven presenta una coloración incluso más vistosa que los adultos, pues exhibe un intenso color achocolatado con abundantes motas blancas en el dorso y unas regiones ventrales blancas, que se tornan amarillo-ocráceas en pecho y cuello. Las plumas de vuelo poseen un vistoso color rojizo, en tanto que el capirote es negro y el anillo ocular más conspicuo que el de los adultos.
Pollos de Críalo con su familiar adoptivo, la Urraca  (Fotografía Pedro Sanz)
En Colmenar Viejo tenemos la gran suerte de tener una buena población de Críalos, con una estrecha relación con las Urracas colmenareñas. Cada año vemos como la inteligente Urraca es engañada muy a su pesar, disfrutando de escenas como estas en un tejado de la localidad madrileña.
Urraca alimentando a pollos de Críalo  (Fotografía Pedro Sanz)
Más información: 
http://anapri-asociacionnaturalistaprimilla.blogspot.com/2016/06/cucos.html

jueves, 18 de junio de 2020

Sternidos en el embalse de Santillana.

Parece que este mes de Junio está siendo excepcional en cuanto a la presencia de sternidos en el embalse de Santillana. Los sternidos son todas aquellas aves que pertenecen al taxón de charranes y fumareles. Aunque los motivos por los cuales se está dando este inusual avistamiento de estas aves, son desconocidos, no sería descartable que correspondiera a un mayor número de observadores con las actuales situaciones laborales de algunos sectores.

Fumarel cariblanco (Chlidonias hybrida)

El día 12, como comentamos en una anterior entrada del blog, descubrimos dos fumarel cariblanco pescando en la orilla del embalse, y posteriormente, vimos un grupo de 11 charranes comunes volando bajo cerca de la orilla.
Aunque la presencia de estas especies suelen ser efímeras, no alargándose su estancia más de uno o dos días, el día 13 se volvieron a ver, al menos, 7 charranes comunes.
El día 15, nos sorprende la noticia del avistamiento mañanero de un charrancito común avistado por Miguel Ángel Serrano.
Al atardecer, en una búsqueda a ver si lo relocalizamos, no hay suerte, pero comprobamos la presencia de 4 fumarel cariblanco.

Fumarel cariblanco (Chlidonias hybrida)

El día 16, nuestro compi Bruno García, descubre a un fumarel común, junto a un fumarel cariblanco.

Fumarel cariblanco (Chlidonias hybrida)

Y el 18 de junio se siguen avistando un par de fumarel cariblanco y 2 charranes comunes.
Aunque a ojos expertos se aprecian las diferencias, vamos a aclarar en qué fijarnos para poder distinguirlos bien.
En vuelo, llama la atención el plumaje blanco níveo en la parte inferior del charrán común, en contraposición del color grisáceo del fumarel, destacando en éste el color blanco de su cara, de ahí su nombre.

Charrán común (Sterna hirundo)
Fumarel cariblanco (Chlidonias hybrida)

Fumarel cariblanco (Chlidonias hybrida)
Fumarel cariblanco (Chlidonias hybrida)
Si tenemos la oportunidad de observarlos bien en vuelo, el charrán muestra una cola muy ahorquillada, del tipo golondrina, de ahí la relación de sus nombres científicos, sterna hirundo el charrán e hirundo rústica la golondrina común. La cola del fumarel es mucho más corta y menos ahorquillada.

Charrán común (Sterna hirundo)
 Por último, si los vemos juntos como en la siguiente foto, se aprecia, además de las diferencias del plumaje en la panza, oscuro en el fumarel y blanco en el charrán, este último es ligeramente más grande.
 
Fumarel cariblanco izquierda, charrán común, derecha.

Nos seguirá deparando estos días alguna sorpresita más?

martes, 16 de junio de 2020

Soto de las Juntas

Ayer 15 de junio nos dimos una vuelta por el Soto de las Juntas. Se trata de una laguna en el Parque Natural del Sureste, entre los ríos Manzanares y Jarama, y formada por el relleno de una antigua gravera, tras llegar al nivel freático. Una vez abandonada, la naturaleza ha seguido su curso y se ha naturalizado y recolonizado con vegetación palustre y diferentes especies de aves. Como en otras salidas en estos días de estado de alarma, la visita la realizamos de 6:15h a 9:45h para no interferir en la franja horaria de los paseos de las personas mayores.


Empezamos el recorrido hacia la laguna con las primeras luces del día, y la bienvenida siempre alegre de multitud de pajarillos como ruiseñores comunes, cetias, mirlos, currucas capirotadas, jilgueros, verderones, verdecillos, oropéndolas y demás avifauna típìca de bosques de ribera. Caminamos con el río Manzanares y sus bonitos cortados a nuestra derecha.


Después de una corta senda de quince minutillos, donde vemos los vuelos de los primeros milanos negros, y detectamos el agudo reclamo de los pájaros moscones, llegamos a los primeros observatorios de la laguna. La orilla está cubierta por una franja de carrizo, desde donde cantan de manera incesante y a un buen nivel, varios individuos de carricero tordal. A la derecha del observatorio, veo como sale a un claro un turón, mustélido silvestre emparentado con el doméstico hurón. Con la sorpresa y la alegría de la observación, se desvanece la oportunidad de fotografiarle, ya que enseguida se percata de mi presencia y vuelve a la espesura. Continuo dando la vuelta a la laguna, alejándome del río Manzanares desde donde reclama un pito real y observo el vuelo de un cormorán grande, y aproximándome a las orillas del río Jarama. Desde el camino principal, sale un senderillo que nos acerca a otro par de observatorios. Desde aquí hay más campo visual de la laguna.

Malvasía cabeciblanca (Oxyura leucocephala)

El objetivo principal de nuestra visita era ver a un par de malvasía cabeciblanca, anátida catalogada en Peligro de Extinción, según el Catálogo Nacional de especies Amenazadas y una rareza en la Comunidad de Madrid. Ha habido suerte y en la orilla contraria, las localizamos descansando.

Malvasía cabeciblanca (Oxyura leucocephala)

Se trata de un par de machos que llegaron a la laguna hace un par de semanas. Este tipo de pato tiene un robusto y espectacular pico teñido de un impresionante color azul.

Malvasía cabeciblanca (Oxyura leucocephala)

Más próximos al observatorio, nadaban y se sumergían un par de zampullín chico, que mostraban también sus mejores galas primaverales.

Zampullín común (Tachybaptus ruficollis)

Escudriñando las orillas, descubrimos en el lado opuesto a un clamón con su pollo desplazándose entre los carrizos, con cuyos tallos se alimentan.

Calamón (Porphyrio porphyrio)

A la izquierda del observatorio canta un carricero común, especie habitual en lagunas y zonas palustres con carrizo. Normalmente cantan desde la espesura o están tapados por el entramado de ramitas y tallos de la vegetación, pero en esta ocasión salió a la luz y le pudimos observar varios minutos.

Carricero común (Acrocephalus scirpaceus)

Carricero común (Acrocephalus scirpaceus)

El avetorillo es otra de las aves comunes en estos parajes. De vez en cuando se hacen visibles cruzando de un lado a otro de la laguna, lo que nos permite descubrirlos posados en las orillas.

Avetorillo (Ixobrychus minutus). Macho

En la lámina de agua hay una hembra de porrón común que se refugia con sus cuatro retoños en la espesura de la orilla. También descubrimos a un joven ya bien desarrollado.

Porrón común (Aythya ferina). Juvenil

Al poco nos cruza reclamando un joven de somormujo lavanco, que con plumaje bien distinto al de los adultos, podría confundir a los pajareros menos expertos.

Pollo de somormujo lavanco (Podiceps cristatus)

No faltan gallinetas y abundantes fochas comunes, que en estas fechas, al igual que muchas otras especies, están sacando adelante a su prole.

Focha común (Fulica atra)

Muestra de ello es esta familia de somormujo lavanco compuesta por adultos y tres pollitos.

Familia de Somormujo lavanco (Podiceps cristatus)

Y esta hembra de pato colorado acompañada de 6 pequeños patitos.

Pato colorado (Netta rufina) Hembra y pollitos

Pato colorado (Netta rufina) Hembra y pollitos

Había también en la laguna dos o tres zampullín cuellinegro con el espectacular plumaje nupcial y ese ojo hipnotizante de color rojo brillante.

Zampullín cuellinegro (Podiceps nigricollis)

Con paciencia descubrimos varios avetorillos más, la mayoría machos, quizás porque las hembras se encuentren en los nidos. De siete individuos que observamos, sólo vimos una hembra que cruzó volando y se perdió entre el carrizo.


Avetorillo (Ixobrychus minutus). Macho.
Además de garza real, más común en nuestros cercanos embalses de Santillana y Guadalix, tuvimos la oportunidad de deleitarnos con varios individuos de garza imperial que pudimos descubrir en las orillas pescando o descansando y en alguna ocasión volando.

Garza imperial (Ardea purpurea)

Garza imperial (Ardea purpurea)

Garza imperial (Ardea purpurea)

Garza imperial (Ardea purpurea)

Tocaba la hora de retirarse, no sin antes escuchar el reclamo del torcecuellos y ver algún martinete por las orillas del Jarama y descubrir a una collalba negra en los cortados del Manzanares. Buen final para una bonita jornada.
Muy recomendable la visita a este lugar.

viernes, 12 de junio de 2020

Embalse de Santillana.

Esta mañana nos hemos dado una vuelta por el embalse de Santillana. Para cumplir con las actuales normas de la fase en la que nos encontramos, y para no solaparnos con los posibles paseantes mayores de 70 años, nos hemos pegado el madrugón para estar por allí a las 6:15h. Conscientes de que las primeras horas del día son las de mayor actividad de las aves, no nos ha costado mucho hacerlo. Desde la zona del aparcamiento, comenzamos a escuchar las primeras aves que con sus cantos dan la bienvenida a otro nuevo día. Ruiseñores, trigueros, abubillas y alguna oropéndola nos regalan sus estrofas mientras nos encaminamos hacia la orilla. Los primeros milanos negros nos sobrevuelan y un nutrido grupo de cigüeñas se alimentan con sus patas hundidas en el agua. Escucho el reclamo conocido del chorlitejo chico y con un rápido vistazo con los prismáticos, le descubro, aparentemente impasible sobre una roca.

Chorlitejo chico (Charadrius dubius)

En esta época del año, el chorlitejo chico es el más común de las limícolas en el embalse, llegando a criar algunos años.
Comienzan a llegar también grupos de garcilla bueyera, que haciendo gala de su característico gregarismo, se van juntando en la orilla, hasta contabilizar una cifra nada despreciable que alcanza los 108 individuos.
En las zonas más someras y relativamente cerca de las orillas, se ven varios nidos de somormujos, que aprovechan la vegetación emergente para construir sus nidos donde albergar la puesta.

Somormujo lavanco /(Podiceps cristatus). Foto: Samuel de la Torre

Eran las 7 de la mañana, cuando en la orilla opuesta, descubro un par de fumarel cariblanco. No es muy común por el embalse, aunque todos los años se ven algunos. Muy entretenido seguirles en sus idas y venidas con sus puntuales picados y pasadas por la superficie para alimentarse. Después de un rato de disfrute, continúo.
La mañanita estaba con algo de viento, quizás por eso, y por la baja temperatura, descubro algunas mariposas posadas y muy quietas, al contrario que en otras ocasiones que llegan a desesperar hasta que se posan para poderlas retratar.

Mariposa de la alfalfa o Amarilla (Colias crocea)

Mariposa Sofía (Issoria lathonia)

La variedad de patos en primavera no es muy grande, pero se suple con la alegría de ver a muchos de ellos con sus patitos. Los ánades reales son los más comunes, seguidos de los ánades frisos, y los tarros canelos. El Tarro blanco es una especie de reciente incorporación a las primaveras del embalse, y este año se ha constatado su reproducción por primera vez al verse una pareja con pollitos, en el embalse de Guadalix de la Sierra. Creemos que no tardarán en hacerlo en el de Santillana..
Ha sido una buena primavera de lluvias, lo que ha favorecido enormemente la reproducción de los anfibios. El sapo corredor es quizás el más común, y en estos momentos, hay que tener mucho cuidado de donde se pisa, porque en algunos lugares la cantidad de sapillos recién metamorfoseados es enorme.

Sapo corredor (Epidalea calamita)- Foto: Samuel de la Torre.

Lo bueno de este embalse es que tiene una zona de encinar y fresneda importante, donde hay la posibilidad de encontrar aves forestales como herrerillos, carboneros, agateadores, pinzones, pito real y en ocasiones, el pico picapinos.

Pico picapinos (Dendrocopos major). Foto: Samuel de la Torre.

Además el matorral de zarzas es un buen lugar para disfrutar de zarceros, curruca carrasqueña y curruca mirlona. Todos ellos nos han acompañado esta mañana.
Vuelan grajillas y algún milano real, y de una encina sale un aguililla calzada que genera alarma en un par de cigüeñuelas y en una hembra de ánade real que que nada rauda con sus patitos para esconderlos entre la vegetación de la orilla. Dos críalos salen de un fresno y a lo lejos descubro un grupito de aves blanquecinas tipo fumarel. Pero cuando pongo el telescopio, me llevo el sorpresón. Un grupo de 11 aves blancas estilizadas, con su cola larga y ahorquillada y con su capirote oscuro vuelan por la otra orilla. Sorpresa sorpresa, son charranes comunes. Bastante raras por Madrid, pero que parece que sus citas van en aumento. El año pasado ya se vieron 2 individuos en este mismo embalse en abril y el pasado día 1 de junio de este año, se han visto 3 individuos en el embalse de Valmayor, en el Escorial.
Después de este alegrón, ya casi terminando la jornada, un grupo de 11 espátulas me sobrevuelan para terminar de posarse en una de las orillas. 

Espátula (Platalea leucorodia)

Espátula (Platalea leucorodia). Foto: Samuel de la Torre.

Mereció la pena madrugar.