martes, 11 de diciembre de 2018


El jueves 20 de diciembre, a las 19.00 horas, en la sala de conferencias del Pósito Municipal de Colmenar Viejo (C/ del Cura, 2 junto a la Basílica de Nuestra Señora de la Asunción)
José Antonio Matesanz García, presidente de la Asociación ANAPRI (Asociación Naturalista Primilla), presentará la Guía de Aves de la Dehesa de Navalvillar. Este libro nos muestra la gran variedad de aves que habitan Colmenar Viejo durante el año y que han sido observadas en la Dehesa de Navalvillar en un trabajo de recopilación de datos de más de 10 años, recorriendo más de 900km en tierras colmenareñas.

El objetivo de esta guía es el de ser una herramienta de consulta de gran valor, para cualquier persona que desee conocer más sobre las aves que ve, pero desconoce. Podremos consultar en qué meses del año veremos nuestras aves y reconocerlas en estupendas fotos tomadas por socios de la asociación ANAPRI en Colmenar Viejo.

La Guía de Aves de la Dehesa de Navalvillar, única en su género, debería servir de aliciente para el mejor conocimiento y conservación de nuestro maravilloso patrimonio natural, además de suponer una fuente de información atractiva para los vecinos, así como el inicio de una vía de desarrollo del turismo ornitológico cada vez más valorado.


ASUNTO:    Presentación de la Guía de Aves de la Dehesa de Navalvillar

DÍA:        Jueves, 20 de diciembre

HORA:    19.00 horas

LUGAR:    Pósito municipal (calle del Cura, 2, junto a la Basílica de Nuestras Señora de la Asunción)
 
§  Organizador: ANAPRI
§  Empresas que han ayudado económicamente al proyecto: Suerte Ampanera, Criado Ferretería S.L, López Colmenarejo, Agricol instalaciones S.L, Ókologis.



viernes, 7 de diciembre de 2018

Noviembre en el embalse de Santillana

En la última semana de noviembre hicimos una incursión al cercano embalse de Santillana.Nada más llegar, además de los miles de gaviotas que se comenzaban a desperezar, y más de un centenar de cigüeñas blancas que descansaban en la orilla, descubrimos con las primeras luces, a varias garzas reales al acecho de algún pescado que llevarse a la boca.

Garza real (Ardea cinerea)
En las cercanías, pero fuera del agua, una elegante garceta grande descansaba en la hierba, y un poco más lejos, un grupo de 16 avefrías hacía lo propio.

Garceta grande (Casmerodius albus)
Abundan las lavanderas blancas y los bisbitas pratenses invernantes. Entre ellos, fijándonos bien, conseguimos descubrir un grupito de 6 bisbitas alpinos, mucho menos gregarios que sus parientes a la hora de migrar.

Bisbita alpino (Anthus spinoletta)
Ya ha aumentado ostensiblemente el número de patos cuchara, y se empiezan a ver las primeras cercetas. Entre ellos, un par de silbones europeos pasan casi desapercibidos con su plumaje de invierno.
Por el suelo se ven alimentándose algunos verdecillos, pinzones, pardillos y algún gorrión chillón, y nos sorprende la presencia de un par de abubillas. Una de ellas posa para nosotros en un poste de una valla.

Abubilla (Upupa epops)
Hay gran número de somormujos y sus parientes diminutos los zampullines comunes. También conseguimos localizar a un par de zampullines cuellinegros, menos comunes que los anteriores, pero presentes en el embalse con cierta frecuencia, pero siempre en número muy reducido en época invernal. Los que no faltan y siempre de manera abundante son los cormoranes grande, que después de la pesca, necesitan solearse y secar el plumaje encima de alguna piedra.

Cormorán grande (Phalacrocorax carbo)
Como siempre, no faltaron representando a las rapaces, algún ratonero y varios milanos reales, y el pequeño esmerejón hizo acto de presencia pasando en vuelo bajo a toda velocidad. Pocos segundos de disfrute, pero muy emocionantes.

Espátula (Platalea leucorodia), garceta grande y garza real.
Cuando ya nos disponiamos a abandonar el lugar, en las charcas del comienzo, descubrimos pescando a la garceta grande y a una garza real, con la inesperada compañía de una joven espátula. Buen final para una buena jornada.

lunes, 19 de noviembre de 2018

Salida Águila Imperial.

Al día siguiente de la charla teníamos programada una salida al territotio del águila imperial. Desde la estación de cercanias de Tres Cantos, comenzaríamos la senda. Poco a poco los participantes fueron llegando, para sorpresa nuestra, en buen número, llegando hasta 65 personas, de las cuales una decena serían niños, algo especialmente importante desde el punto de vista de la educación ambiental y la conservación.

Foto: Eduardo Ramírez
Tras cruzar la M-607 por el puente peatonal, hicimos una primera parada en el paraje de Valdeloshielos. En este lugar, Manuel de Arba, nos contó los valores que poseía la zona y la continua amenaza de construir un campo de Golf con sus infraestructuras asociadas. Desde esta elevación del terreno, se tienen unas buenísimas vistas del monte del Pardo y la sierra de Guadarrama, con Colmenar Viejo a sus pies.

Foto: Eduardo Ramírez
La mañana parecía que iba a ser templada, todo lo contrario que debe estar ocurriendo por el norte, donde las bandadas de grullas se ven obligadas a viajar hacia el Sur. En ese momento de explicaciones, nos sorprendieron este grupito de ellas con su característico trompeteo.

Foto: Eduardo Ramírez
Algunas totovías, cogujadas y petirrojos se dejaban ver en las cercanías de los caminos. La ruta seguía, cruzando el arroyo Tejada, de momento sin agua.

Foto: Eduardo Ramírez
Nos incorporamos a la vía pecuaria que va pegada a la pared del pardo. En este recorrido tenemos la suerte de poder observar un montón de buitres, tanto leonados como negros, y la cercanía de algunos de ellos, nos dan pie a ver las claras diferencias de sus siluetas y colores. También vemos milano real, un ratonero y un gavilán.

Foto: Eduardo Ramírez
Una vez llegados a Valdelaganar, buscamos en las torretas, la presencia de la imperial. El resultado es negativo. Se oyen disparos en la cercanía y quizás el numeroso grupo que formamos no les aporte mucha tranquilidad. Sea como fuere, seguimos disfrutando del vuelo de buitres, diferentes grupos de grullas y hasta de un bando de unas 70 cigüeñas blancas en migración. No tarda mucho en que una de las imperiales se posa en la torreta, mientras la pareja vuela por el interior del monte del Pardo, para finalmente, acompañarla en el descanso en la misma atalaya.

Foto: Eduardo Ramírez

Con la impresión de haber conseguido un éxito de convocatoria y saber a ciencia cierta, que los participantes se fueron muy contentos, regresamos al lugar de partida y dimos por finalizada la excursión a las dos de la tarde.

martes, 6 de noviembre de 2018

Charla sobre el Águila Imperial Ibérica

El pasado sábado 3 de noviembre, dimos una charla sobre el águila imperial ibérica en la biblioteca municipal Lope de Vega de Tres Cantos. La idea de unas jornadas sobre el águila imperial, surgió hace ya algunos meses. Los verdaderos impulsores de estas jornadas fueron nuestros compañeros de ARBA Tres Cantos, Manuel y Julián. Tras un par de reuniones en la que nos propusieron dar una charla y realizar una salida para intentar ver a tan emblemática rapaz, nos pusimos en marcha encantados. Quisimos hacer partícipes al ayuntamiento de Tres Cantos, no en vano, la localidad pertenece a la red de municipios por la conservación del águila imperial. Después de una reunión con el concejal de Medio Ambiente, Valentín Panojo, la idea le pareció muy buena y conseguimos el apoyo de la concejalía. Ya sólo nos faltaba buscar el lugar idóneo para impartir la charla. Qué mejor lugar que una biblioteca, con el apoyo incondicional y todas las facilidades por parte de Rebeca Moyá y el equipo, a quien desde aquí extendemos nuestros agradecimientos. 

Teníamos la intención de que las jornadas estuvieran reforzadas con diferente material visual y expositivo. El perseverante y eficaz trabajo de nuestro compañero Eduardo Ramírez, hizo que la Sociedad Española de Ornitología, SEO/Birdlife, personalizado en Sara Cabezas y Laura Benítez, nos cediera una exposición con ocho magníficos paneles sobre la magestuosa rapaz, además de algunas guías y posters.

Todo estaba saliendo rodado. Para colmo, el reconocido artista tricantino, Xenso Sánchez, nos cedió dos maravillosas réplicas de la más imperial de nuestras águilas.

Se aproximaba la hora y en la entrada se palpaba el interés de un buen número de vecinos, que se acercaron interesados en saber más sobre esta ave catalogada en peligro de extinción.

Frente a unas cuarenta personas, Manuel, presidente de ARBA (Asociación para la Recuperación del Bosque Autóctono), realizó una introducción al evento, resaltando la importancia estratégica que tiene Tres Cantos en la conservación del águila imperial ibérica y de la necesidad de conservar el hábitat en el que vive.

Después me tocó el turno de dar la charla y desvelar los aspectos relacionados con la historia, biologia, distribución, hábitat, alimentación, amenazas, conservación y evolución de sus poblaciones a nivel nacional y en la Comunidad de Madrid. En definitiva, un repaso a todo lo que rodea a la más amenazada de nuestras rapaces ibéricas.

Con una ronda final de preguntas por parte de los asistentes, finalizamos con gran satisfacción la inolvidable jornada.

sábado, 3 de noviembre de 2018

viernes, 12 de octubre de 2018

Seguimiento de cigüeñas negras 2

En estas jornadas de seguimiento, también las hemos podido observar junto a sus parientes más urbanas las cigüeñas blancas. Las cigüeñas blancas en su migración son más tempraneras, y las últimas las vimos a principios de septiembre.

Cigüeñas. Foto: Eduardo Ramírez.
Pero el salir al campo siempre depara alguna sorpresa. El 9 de septiembre disfrutamos con unos 4-5 vencejos reales que estuvieron volando cerca de nuestro observatorio.

Vencejo real (Apus melba). Foto: Bruno García
Venían hacia el norte acompañados de varias decenas de vencejos comunes y huyendo de la tormenta que podíamos apreciar situada más al sur. Estos comportamientos son habituales en los vencejos. Antes de enfrentarse a una zona con lluvias donde los insectos voladores que son su alimento escasean, prefieren alejarse a zonas más propicias para luego seguir su viaje.

Vencejo real (Apus melba). Foto: Bruno García
El vencejo real es una especie bastante escasa en la comunidad de madrid, lo que hace que nuestros escasos encuentros con ellos siempre sean celebrados con gran alegría. Tuvimos la suerte de que nuestro jovencísimo compañero Bruno inmortalizara el momento con su cámara.

Vencejo real (Apus melba). Foto: Bruno García
Siguiendo con las cigüeñas negras, las solemos observar descansando en espacios abiertos con buena visibilidad o dentro del río. Las zonas poco profundas son las que seleccionan para perseguir y pescar las presas que serán su alimento, los peces.

Cigüeña negra (Ciconia nigra). Foto: Bruno García.
En algunas ocasiones prefieren posarse en torretas eléctricas donde se sienten seguras, aunque algunos de estos apoyos, en ocasiones, pueden ser peligrosos para ellas por el riesgo de electrocución.

Cigüeña negra (Ciconia nigra). Foto: Eduardo Ramírez.

martes, 9 de octubre de 2018

Agaporni lutino

A mediados de septiembre, pude escuchar desde el interior de mi casa, el reclamo inusualmente cercano de alguna especie de "loro". Inmediatamente cogí los prismáticos y salí a la terraza. Después de unos minutos de búsqueda y guiado por el estruendoso reclamo del ave en cuestión, ahí lo encontré, entre las hojas de un platanero.

Se trataba de un agaporni de la variante Lutino. Aunque es un ave preciosa, su lugar no era este y debió escaparse de alguna casa donde esta especie estaba en cautividad, con el consiguiente peligro que conlleva. Las justificaciones a esta afirmación, están perfectamente recogidas en la página de Seo/Birdlife, en su sección de especies exóticas y que a continuación narramos.



La introducción de especies exóticas invasoras por parte del hombre es hoy en día una de las principales amenazas con que se enfrentan los ecosistemas naturales y la biodiversidad. Estas especies representan, después de la destrucción del hábitat, la principal causa de extinción de especies, siendo incluso en las islas oceánicas la primera causa. Se calcula que una cuarta parte de las especies de aves que se encuentran actualmente en peligro de extinción lo están debido a las introducciones de invasoras. Éstas pueden depredar sobre especies autóctonas, competir por los recursos, hibridarse, transmitir enfermedades o alterar el hábitat, siendo algunas capaces incluso de llegar a cambiar el propio funcionamiento del ecosistema.
En España se ha registrado la introducción en el medio natural de más de 250 especies de aves exóticas. De éstas, al menos 17 especies se encuentran ya establecidas y otras 7 especies podrían llegar a estarlo próximamente. Al menos la mitad de ellas revelan ser especies exóticas invasoras. A pesar de las leyes y los tratados internacionales, en nuestro país se sigue fomentando, en la práctica, la introducción de especies exóticas. Así, cada año se registra la introducción de cerca de un centenar de especies de aves exóticas, principalmente debido a su comercio.

domingo, 7 de octubre de 2018

Seguimiento de cigüeñas negras.

Como años anteriores, desde julio, realizamos el seguimiento de la migración de la cigüeña negra por el Pardo. Por la vía pecuaria de acceso hacia nuestro punto de observación, es frecuente encontrarnos a los abejarucos en los cableados de las torretas. A estas alturas, ya han viajado hacia África y ya no se pueden ver.

Abejarucos (Merops apiaster)
Habitual también en nuestras observaciones, es la increible águila imperial ibérica, que no desdeña el posarse en las impresionantes atalayas que suponen las altísimas torres de alta tensión. Atalayas poco naturales y en principio poco peligrosas para ellas.

Águila imperial ibérica (Aquila adalberti). Foto: Arsenio González.
No faltan los avistamientos regulares de las águilas culebreras, algunas de ellas reproductoras en la zona, pero que se ven reforzadas con la llegada y paso de individuos migrantes.

Águila culebrera (Circaetus gallicus)
Por supuesto, la bellísima cigüeña negra, es el objetivo principal de nuestras visitas al Pardo y no faltan en ninguna de nuestras jornadas hasta prácticamente noviembre.

Cigüeña negra (Ciconia nigra). Foto: Eduardo Ramírez.
En algunas ocasiones, se acercan a nuestro puesto de vigilancia algunos gavilanes, que al igual que la mayoría de especies nombradas en este reportaje, están en migración activa hacia el sur.

Gavilán (Accipiter nisus). Foto: Ángel Martínez Hernando

lunes, 17 de septiembre de 2018

Septiembre en santillana

A sabiendas de la actividad migratoria que tienen las aves en el mes de septiembre, hemos realizado un par de salidas por el embalse de Santillana, con el fin de disfrutar de este periodo anual que nos acerca a aves poco comunes el resto del año.
Una de estas especies es la garza imperial. Más ligada a zonas de carrizal, vegetación ausente en este embalse, la garza imperial realiza paradas estratégicas en zonas húmedas, quizás de menos calidad, para coger fuerzas y llegar a mejores lugares más al sur.
Este año, desde mediados de agosto, se han estado viendo 2-3 individuos, que siguen todavía por el embalse.

Garza imperial (Ardea purpurea)

Otra de las especies esperadas es el águila pescadora. Fiel a sus costumbres, volvimos a encontrar una de ellas posada en unos tocones de árboles secos. Es habitual en ambos pasos migratorios, el otoñal y el primaveral y siempre, por supuesto, una enorme satisfacción poderla disfrutar en la zona durante algunos dias.

Águila pescadora (Pandion haliaetus)

Entre las limícolas, otro habitual es el chorlitejo grande. Siempre con cifras escasas, en esta ocasión sólo pudimos descubrir un individuo acompañado de sus parientes chorlitejos chicos, más comunes en este paraje.

Chorlitejo grande (Charadrius hiaticula)

Chorlitejo chico (Charadrius dubius)

Aunque habitual en la zona durante prácticamente todo el año, ahora en septiembre, el andarríos chico se cuenta  a decenas por las orillas.

Andarríos chico (Actitis hypoleucos)

Y no menos habitual, pero utilizando la zona del embalse como lugar de invernada, van estableciéndose los milanos reales, preciosa rapaz de la que afortunadamente disfrutamos en el entorno con un buen número de individuos.

Milano real (Milvus milvus)

sábado, 11 de agosto de 2018

En busca del lobo III

En los grandes cercados del Centro del Lobo de Robledo, habitan un par de manadas. El espacio es lo suficientemente grande como para que los lobos puedan estar alejados de los observatorios y no visibles, si así lo estiman oportuno.

Lobo ibérico (Canis lupus signatus) en el centro del lobo ibérico en  Robledo
Lógicamente, como se trata de un centro de educación ambiental, los cuidadores entran a echarles de comer cerca de los lugares de observación, para que los niños y el público en general, puedan deleitarse con la imagen espectacular de este gran carnívoro y dejar poso y enganchar, para que nuestras futuras generaciones pongan un interés especial en conservarlo.

Lobo ibérico (Canis lupus signatus) en el centro del lobo ibérico en  Robledo
Todos los lobos del centro son procedentes de cautividad, salvo dos. Uno nacido en el centro y otro rescatado en un incendio con graves quemaduras en sus patas y que se decidió que fuera parte de la familia lobuna.

Lobo ibérico (Canis lupus signatus) en el centro del lobo ibérico en  Robledo
Aunque no dejan de estar en cautividad, pudimos observarles con comportamientos naturales de estatus, como a la hora de comer, si bien, la comida se les va distribuyendo por diferentes zonas para que no haya peleas ni conflictos.

Lobo ibérico (Canis lupus signatus) en el centro del lobo ibérico en  Robledo
 En los cercados, también tenían un par de pozas con agua donde beben y se bañan, adaptando la estancia a las características que suelen elegir positivamente en estado salvaje.
Lobo ibérico (Canis lupus signatus) en el centro del lobo ibérico en  Robledo

Lobo ibérico (Canis lupus signatus) en el centro del lobo ibérico en  Robledo
Decir que las esperas posteriores que realizamos después de esta visita, no tuvieron éxito, cosa que no nos desanimó en demasía y así tenemos una gran excusa para volver por estas maravillosas tierras. Sirvan estas fotos para contemplar y disfrutar de la magnífica estampa de este increible superpredador que tenemos que conservar.
Lobo vivo, lobo protegido.