miércoles, 18 de octubre de 2017

Octubre en el embalse de Santillana.

En este mes de octubre hemos ido en varias ocasiones al embalse de Santillana y como siempre, no nos ha defraudado, teniendo buenas observaciones de aves poco comunes o en cifras importantes. En una de las ocasiones hemos podido disfrutar de un bonito andarríos bastardo. De lejos muy parecido al andarríos grande, su reclamo nos hizo sospechar de lo que se trataba. Cuando se posó, lo pudimos confirmar.

Andarríos bastardo (Tringa glareola)
A principios de mes, coincidimos con la arrivada de somormujos en un número excepcional, unos 800 individuos se encontraban en el agua, con algún grupo de unos 200 individuos juntos. También poco comunes, descubrimos a 4 avocetas en una de sus orillas.

Avoceta (Recurvirostra avosetta)
Una vez regularizado el número de somormujos, por haberse ido algunos a otros lugares o por haberse dispersado por todo el embalse, en otra de las visitas, disfrutamos de la llegada en vuelo de bandos de cormoranes, descubriendo en el agua a una agrupación de 144 individuos juntos.

Cormorán grande (Phalacrocorax carbo)
Por primera vez en mis años de recorridos por el embalse, logramos descubrir a un número "elevado" de 6 garcetas grandes. Nunca antes habíamos contabilizado tantas en el lugar.

Garceta grande (Casmerodius albus)
Siguiendo con la llegada de invernantes, varios grupillos de avefrías se distribuyen por las orillas, y ya se ven grupitos de zampullines cuellinegros con sus espectaculares ojos de color rojo.

Zampullín cuellinegro (Podiceps nigricollis)
Aumenta la llegada de banditos de bisbita pratense y lavandera blanca, mientras se hacen las remolonas las últimas collalbas grises.

Collalba gris (Oenanthe oenanthe)

sábado, 14 de octubre de 2017

Gaviota Argéntea en Colmenar.

El pasado día 9 de octubre descubrimos un individuo adulto de gaviota argéntea (Larus argentatus) en el vertedero de Colmenar Viejo.

Gaviota argéntea (Larus argentatus)
La gaviota argéntea es una de las gaviotas grandes. Muy común en sus zonas de cría desde las costas de Francia hacia el norte. Escasa en las costas del norte de la Península en invernada y extremadamente rara en el interior Peninsular.
Gaviota argéntea (Larus argentatus)
Los invernantes que recibimos en España proceden de Francia, Inglaterra y países próximos.

Gaviota argéntea (Larus argentatus)
La gaviota a la que más se puede parecer es a la patiamarilla, diferenciándose de ésta, por poseer unas patas rosas, un gris más claro en las plumas del manto y, en adultos, cabeza y cuello estriados de negro en invierno. En la patiamarilla adulta, este estriado sólo llega hasta la nuca.

Gaviota argéntea (Larus argentatus)
Aunque es rara en Madrid, todos los años llegan, mezcladas con los miles de gaviotas sombrías, varios individuos a nuestros vertederos.

Gaviota argéntea (Larus argentatus)

jueves, 12 de octubre de 2017

Delta del Ebro. Septiembre 2017-7

La última mañana, la dedicamos a visitar el itsmo del Trabucador, pequeña lengua de arena, que con el viento reinante, se redujo a la mínima expresión, inundando el agua el camino existente. Hasta que aguantamos por allí, la cosa estuvo bastante entretenida. Bastantes limícolas se movían por la arena playera. Sin necesidad de bajar de la furgo, conseguimos observar y fotografiar varios chorlitejos patinegros.

Chorlitejo patinegro (Charadrius alexandrinus). Foto: Rafael  Gómez González.
Mezclados con ellos también había varios chorlitejo grande, que se desplazaban a la carrera de esa manera tan peculiar que les caracteriza.

Chorlitejo grande (Charadrius hiaticula). Foto: Rafael  Gómez González.
Más metidos en la orilla, salvando las idas y venidas del oleaje, varias decenas de correlimos tridáctilos se alimentaban de los pequeños invertebrados enterrados en la arena.

Correlimos tridáctilo (Calidris alba). Foto: Rafael  Gómez González.
También encontramos varias decenas de vuelvepiedras que se desplazaban por la orilla, con la misma avidez que sus compañeros tridáctilos.

Vuelvepiedras (Arenaria interpres). Foto: Rafael  Gómez González.
El trabucador, fue el lugar del Delta del Ebro donde vimos más cantidad y con más facilidad a las gaviotas cabecinegras.

Gaviota cabecinegra (Larus melanocephalus) Foto: Rafael  Gómez González.
Bastante más grandes, las gaviotas patiamarillas, también encontraban un lugar de reunión en este curioso paisaje rodeado de agua marina por ambos lados.

Gaviota patiamarilla (Larus cachinnans). Foto: Arsenio González

lunes, 9 de octubre de 2017

Delta del Ebro. Septiembre 2017-6

Nuestras visitas a la reserva de Riet Vell, gestionada por Seo/Birdlife, eran casi diarias,al amanecer y al atardecer. Teníamos especial interés en ver a un grupo de flamencos de más de un millar, que vimos varias mañanas en vuelo.

Flamencos (Phoenicopterus ruber)
Una de las últimas mañanas estábamos en el lugar adecuado y en el momento preciso, y pudimos observar al bando de flamencos volando por encima del observatorio, para finalmente posarse en el agua. Todo un espectáculo.

Flamencos (Phoenicopterus ruber)
Las horas en este observatorio siempre son productivas. De vez en cuando, algunas aves nos sorprendían acercándose más de lo que hubiesemos soñado, como nos ocurrió con este espectacular calamón común.

Calamón (Porphyrio porphyrio)
Aunque ya le habíamos visto en varias ocasiones pasar volando para posarse enseguida en el tupido carrizal, una de las veces, este tardío macho de avetorillo (la mayoría ya han partido para África), decidió exhibirse a escasos metros del observatorio, para disfrute de los allí presentes.

Avetorillo (Ixobrychus minutus)
No faltaban las abundantes garcillas cangrejeras, que casi por doquier, aparecían en nuestros focos y visores con gran asiduidad.

Garcilla cangrejera (Ardeola ralloides)
Tampoco faltó la imagen comparativa de tamaños de una garceta grande y una garceta común que posaron juntas en la misma rama.

Garcetas común y grande.

sábado, 7 de octubre de 2017

Delta del Ebro. Septiembre 2017-5

El día que nos dispusimos a conocer el Hemidelta norte amaneció cubierto de nubes y con viento. Cruzamos el río Ebro por un puente entre Sant Jaume d´Enveja y Deltebre, donde antaño existía un pequeño transbordador donde se podían cruzar los vehículos. En nuestro camino, como siempre, mirábamos los arrozales colindantes a la carretera. Paramos en unas parcelas encharcadas con gran presencia de aves. Muchas golondrinas y aviones zapadores volando de un lado a otro, varias limícolas como andarríos grande, bastardo, archibebe claro y combatientes. Grupos de moritos introducían sus picos en el fango en busca de cangrejos, mientras algún charrán común, charrancito y fumarel cariblanco volaban por encima. Entre todos ellos descubrimos una avefría.

Avefría (Vanellus vanellus)
En algunas parcelas estaban trabajando algunas máquinas en el tradicional fangueo donde remueven el fango aplastando y enterrando los restos de la planta de arroz que quedan tras la siega. En esos momentos se concentran junto a las máquinas gran cantidad de aves, especialmente gaviotas.


Llegamos a la playa de la Marquesa y comenzamos a andar hacia el Faro de la Punta de El Fangar. Enseguida nos dimos cuenta que no iba a ser muy productivo, ya que era fin de semana y había mucha gente paseando, así que desistimos rápido y nos dirigimos hacia la playa del Goleró. Al aparcar, en la misma orilla había un grupito de agujas colipintas y un chorlitejo gris que se dejó ver bien.

Chorlito gris (Pluvialis squatarola)
Continuamos recorriendo la orilla, disfrutando de la vista de la bahía interior del Fangar. No tuvimos suerte con el águila pescadora, pero sí vimos pagaza piquirroja, flamencos, cormoranes y varias garcetas grandes.

Garceta grande (Casmerodius albus)
En un pequeño recodo, protegidos del viento, que cada vez empezaba a ser más fuerte, encontramos un buen grupo de aves. Correlimos comunes, chorlito gris, aguja colipinta y gaviota picofina.

Aguja colipinta, chorlito gris y gaviota picofina.
Vimos al martín pescador cernirse e irse volando por uno de los canales y cerca un par de charranes patinegros con otra gaviota picofina.

Charrán patinegro (Sterna sandvicensis) y gaviota picofina (Larus genei).
Como el día estaba feucho y comenzó a llover, decidimos hacer uso de la gastronomía local y comimos tranquilamente varias paellas con sosegada tertulia, para finalmente ir a conocer la desembocadura del Ebro y acercarnos a la laguna de el Garxal. Con esto pusimos fin a nuestro penúltimo día de nuestra estancia en el Delta.

domingo, 1 de octubre de 2017

Delta del Ebro. Septiembre 2017-4

Continuamos conociendo el Delta y nos trasladamos hacia la laguna de L¨Encayissada. Mientras avanzamos por la carretera, álguien alerta de la presencia de una esbelta garza imperial en el arrozal. Como no podía ser de otra manera, detuvimos la furgo con el objetivo de observarla bien y poder fotografiarla. Era la primera que veíamos en el viaje.

Garza imperial (Ardea purpurea). Foto: Eduardo Ramírez.
Después del disfrute, seguimos nuestro viaje sin parar de mirar a los arrozales de ambos lados de la carretera. Muy cerquita descubrimos a una confiada garcilla cangrejera.

Garcilla cangrejera (Ardeola ralloides)
Aunque comprobamos que se trataba de una especie bastante común, la cercanía no se podía desaprovechar, y nuestro compañero Rafa tomó posición sigilosamente, junto a la furgo, para conseguir una buena instantanea.
Rafa aumentando su registro gráfico de especies.
Paramos en el observatorio elevado de L¨Embut, junto a la laguna de el Clot, prolongación natural de L´Encayissada, desde donde observamos zampullines comunes, somormujos, algún buitrón y algunos charranes y fumareles cariblancos. Seguidamente continuamos hacia la Casa da Fusta, donde al llegar, nos sorprendieron varios centenares de aviones zapadores que descansaban en un tendido eléctrico.

Aviones zapadores (Riparia riparia)
Desde otro observatorio elevado, hay una perfecta visión de la laguna de L´Encayissada, la más grande del Delta. A lo lejos descubrimos un águila pescadora posada en un poste, y seguimos sumando especies como el Tarro blanco y el pato colorado. Un tercer observatorio en la laguna, nos permite descubrir el vuelo del martín pescador, un par de garzas imperiales, en vuelo y en el carrizal, así como unos confiados patos cuchara.

Cuchara común (Anas clypeata)
Cerquita de ellos, cruza alguna gallineta y nadan plácidamente un par de fochas comunes.

Focha común (Fulica atra)

jueves, 28 de septiembre de 2017

Delta del Ebro. Septiembre 2017-3

Visitamos también la laguna de la Tancada. A la espalda del observatorio descubrimos un "bulto" grande. Se trataba de una de las águilas pescadoras de las que nos habían hablado, que estaba comiéndose un pez en el suelo del saladar.

Águila pescadora (Pandion haliaetus)
En la laguna descubrimos uno de los pocos zampullines cuellinegros, ánades frisos, cucharas, ánades reales, garza real, garceta común, garcilla bueyera, garceta grande, cormoranes, fochas y bastantes flamencos. En alguna de las charquitas, se alimentaban varios chorlitejo grande, y entre ellos, un andarríos bastardo.

Andarríos bastardo (Tringa glareola)
Tras comprobar que en la zona no quedaba ya ninguna canastera, bordeamos la laguna de la Tancada para llegar a las salinas abandonadas de Sant Antoni. Esta es una de las zonas más propicias para detectar aves limícolas. Además de algunos correlimos comunes y zarapitines, los más numerosos eran los simpáticos correlimos menudos.

Correlimos menudo (Calidris minuta)
Allí vimos aguja colinegra y colipinta, zarapito real y trinador, archibebe claro, archibebe común, archibebe oscuro, andarríos chico, andarríos grande, andarríos bastardo, vuelvepiedras, chorlitejo grande y chorlitejo patinegro.
Chorlitejo patinegro (Charadrius alexandrinus)
Por allí descubrimos también las primeras pagazas piquirrojas, charranes comunes, charrancitos, charrán patinegro, gaviotas picofinas y las gaviotas de Audouín.

Gaviota de Audouin (Larus audouinii)
En algunas ocasiones, en las pequeñas islitas se mezclaban varias de las especies anteriormente mencionadas y allí también descubrimos varios chorlitos grises, todavía con su plumaje nupcial.

Chorlito gris (Pluvialis squatarola)

domingo, 24 de septiembre de 2017

Delta del Ebro. Septiembre 2017-2.

A lo lejos, siempre cerca de los carrizos donde encuentran alimento y protección, un par de calamones se desplazaban elegantemente con su bonito color añil.

Calamones (Porphyrio porphyrio)
Más cerca, una de las frágiles cigüeñuelas, decidió brindarnos unos cercanos minutos de observación.

Cigüeñuela (Himantopus himantopus)
Entre las ardeidas, la más abundante sin duda, era la garceta común, que se contaba por centenares.

Garceta común (Egretta garcetta)
Un par de representantes de la enorme garceta grande, también deambulaban por la laguna.

Garceta grande (Casmerodius albus)
En unos tarays en una islita del centro, una veintena de moritos descansaba con la protección que les proporciona el agua.

Moritos (Plegadis falcinellus)
Y un par de flamencos jóvenes y poco asustadizos, se acercaban al observatorio. Aunque el colorido no es tan espectacular como el de los adultos, su peculiar pico y forma de alimentarse, nos tuvo entretenidos otro buen rato.
Flamencos (Phoenicopterus ruber).

domingo, 17 de septiembre de 2017

Delta del Ebro. Septiembre 2017-1

Hace una semanita que regresamos de nuestro viaje por el Delta del Ebro. Salimos de Colmenar el día 7 antes de amanecer. Aunque nos quedaban por delante casi 600 Km, la buena compañía hizo que pasaran rápido. Poco más tarde de las 12:00h andábamos ya por allí. Circulando por las carreteras entre arrozales, el movimiento de aves se hacía patente y no tardamos mucho en hacer nuestra primera parada. En uno de los arrozales ya recolectados, una garcilla cangrejera deambulaba buscando algo de comer. No estaba mal que semejante preciosidad nos diera la bienvenida.

Garcilla cangrejera (Ardeola ralloides)

Pero es que al otro lado de la carretera, nos encontramos con buen número de gaviotas reidoras, patiamarillas, sombrías, archibebe claro, andarríos bastardo y bastantes moritos. El comienzo auguraba unos buenos días de pajareo.

Morito común (Plegadis falcinellus)
Después de un buen rato entretenidos, decidimos dirigirnos a nuestro alojamiento para descansar un rato y comer. Acto seguido nos acercamos a la cercana reserva de Riet Vell, gestionada por Seo/birdlife. Nada más llegar y abrir las ventanillas del observatorio, la riqueza ornítica de la laguna nos hacía escudriñar cualquier rincón en busca de todas las aves posibles. Muy cerca del observatorio las zambullidas del zampullín común eran continuas.

Zampullín común (Tachybaptus ruficollis)

En un posadero cercano, un joven de fumarel cariblanco descansaba a la espera de alguna ceba, mientras que los progenitores iban y venían en busca de algún pececillo que llevarle al pico.

Fumarel cariblanco (Chlidonias hybridus)

Bastantes ánades reales y algún cuchara representaban a las anátidas. Mientras, en un lateral cerca de los carrizos, una garza real exhibía su imponente estampa.

Garza real (Ardea cinerea)
Buscando entre los carrizos y los tarays, descubrimos bastantes martinetes que debían utilizar la laguna para descansar. De vez en cuando se echaban algún vuelo, con la suerte de que en alguna ocasión se nos posaban cerquita, como este individuo juvenil.

Martinete común (Nycticorax nycticorax)