martes, 14 de enero de 2014

La mirada del Gavilán.

Después de una jornada de seguimiento de las cigüeñas anilladas en el VRSU de Colmenar Viejo (Madrid), cuando ya regresaba a la furgo, tuve un inesperado encuentro. En uno de los escasos árboles que hay dentro del recinto del vertedero, descubrí a un gavilán.


He querido titular así la entrada, porque en un momento, clavó su mirada en mí y sentí una sensación especial, difícil de describir. Fué uno de esos instantes mágicos que nos brinda la naturaleza. Acostumbrado a lo esquivo de la especie, pensé que sería breve la observación.


Sorprendentemente, siguió a lo suyo, mirando en todas las direcciones, buscando una posible presa.



Tras varios minutos disfrutando de tan grata presencia, sale volando en vuelo bajo, recorriendo longitudinalmente la zona de vertidos, haciendo lances sobre las lavanderas blancas que encuentra en su camino, sin suerte, desapareciendo por la zona norte del vertedero.


Podemos identificarlo como un ave nacida el año pasado por el color del manto (la espalda), de un color marrón oscuro. Por tamaño y ausencia de plumas rojizas en mejillas y pecho, lo podemos identificar como hembra. Se aprecia que las plumas de la cabeza ya las ha mudado a color gris típico de adulto.

2 comentarios:

Pedro Rodriguez Canelo dijo...

Pues ya os aguantó a base de bien.

Tengo ganas de volver por aquella zona a hacer algo de fotografía, pero con los permisos que dan los de Medioambiente, si quieres poner un hide solamente es para hacer fotos a carboneros y siempre que no estén en época de cría :(

Rafa Gómez dijo...

Muy buena Jose!! Qué suerte haberlo tenido tan cerca. Precioso bicho!!

Saludos,Rafa.