martes, 3 de noviembre de 2020

Fermín, un búho muy urbano.

En Colmenar Viejo (Madrid), tenemos un nuevo vecino, un búho real (Bubo bubo).

Búho real (Bubo bubo). Foto: Bruno García.
 
Aunque en la zona norte de Colmenar, ya habíamos escuchado en años anteriores el reclamo del búho, fue en pleno confinamiento, concrétamente en abril, cuando en la realización de nuestro seguimiento de la avifauna que nos planteamos desde Anapri para ese encierro forzoso, nuestro compañero Arsenio, descubrió a esta preciosa rapaz en el tejado de los adosados entre el Mirador y Santa Teresa. 

http://anapri-asociacionnaturalistaprimilla.blogspot.com/2020/04/diario-pajaril-del-confinamiento-13.html

Búho real (Bubo bubo). Foto: Bruno García.

En su zona, Arsenio tuvo algún contacto más. y a finales de la primavera-comienzos del verano, en uno de sus paseos, Javier nos comunicaba que había descubierto al búho descansando en otro edificio.

Búho real (Bubo bubo). Foto: Eduardo Ramírez.

Desde ese momento, los avistamientos de nuestros socios y más vecinos de Colmenar, empiezan a ser más frecuentes, por lo que nuestra compañera Sonsoles decidió bautizarle como Fermín, aunque desconocíamos si era macho o hembra.

Búho real (Bubo bubo). Foto: María Blasco.

La llamativa presencia de esta emblemática rapaz en pleno casco urbano, está "revolucionando" a los vecinos, que no se explican que hace en el pueblo, y que con su inusual comportamiento poco asustadizo, hace pensar que le pasa algo.


Búho real (Bubo bubo). Foto: María Blasco

El búho está sano, prueba de ello es que ha sobrevivido desde abril, por lo que es capaz de cazar y de alimentarse por sí mismo.
Aunque raro, hay precedentes de búhos reales criando en poblaciones. Se hizo especialmente famosa, una pareja que crió repetidamente en una jardinera de un piso en una población del Sur de Madrid. Más cerca, tenemos a una pareja criando en la terraza de un noveno piso de Tres Cantos.

Búho real (Bubo bubo). Foto: María Blasco

Aún así, en el caso de Fermín, la tolerancia a los humanos parece tener su origen en otros factores. Concrétamente Fermín porta una anilla en su pata, que no es de anillamiento científico, lo que nos desvela que ha estado en cautividad. En este sentido, queremos informar que la tenencia de un ave protegida, debe estar amparada con los pertinentes permisos y siempre dentro de la ley.

Los movimientos de Fermín, se localizan en la zona norte de Colmenar principalmente, aunque en sus desplazamientos nocturnos, se le ha visto también por la zona de la estación. 
Vista nevada, Los Residenciales, Santa Teresa y Fuentesanta, son las zonas donde se le localiza con más frecuencia.

En estas noches de noviembre, ha comenzado a cantar con frecuencia, marcando territorio y en el comienzo del celo de la especie, en busca de una pareja. Probablemente los primeros pasos para establecerse con todo derecho como empadronado en nuestra localidad.

Búho real (Bubo bubo). Foto: Pedro Juán Sanz

Si le ven en sus tejados, en sus terrazas, en sus ventanas, no se asusten, no se preocupen, y disfruten del privilegio de tener a tan insigne representante de nuestras rapaces nocturnas, tan cerca.


1 comentario:

Unknown dijo...

Que es muy urbano ya lo han constatado los vecinos por la zona, esta antropizado parece.